09 marzo 2016

Recuerdo de las fumigaciones

Desde 1538, año en que una invasión de langosta destruyó las plantaciones de mandioca de la recién fundada Buenos Aires, esta plaga de se convirtió en un problema cíclico en la producción del agro local. Tal circunstancia se extendió hasta los años 50s del siglo XX. Durante la primera administración peronista, se realizaban aerofumigaciones sobre los territorios de Chaco y La Rioja, porque era donde se había determinado que se gestaban las langostas. Desde 1946, era vital la colaboración de los gobiernos provinciales, y desde ese momento se había organizado una campaña de extinción química continua. Los elementos aéreos utilizados eran aviones Junker 52 y helicópteros Bell 47 y Sikorsky S-51 que operaban desde la base aérea El Palomar. 
Esta actividad era complicada y en más de una ocasión generó bajas en la flota destinada a dicha tarea. El 10Mar53, cuando el Junker Ju-52  LV-ZBI realizaba el último vuelo de la jornada, se estrelló mientras cumplía tareas de fumigación cerca de San Pedro de Colalao, una pequeña ciudad y comuna rural ubicada en el Departamento Trancas, en el noroeste de la provincia de Tucumán. La aeronave resultó totalmente destruída, y entre sus 5 ocupantes sólo uno logró salvar su vida. El avión había partido de Tucumán; volando a baja altura. Aparentemente una de sus alas tocó la copa de un árbol precipitándose sobre un bosque, situación que provocó que su incendio. La aeronave se hallaba al mando del piloto José Franco Gatti. En una época donde el Dengue y el Zika hacen nido en el país, bien vale el recuerdo de como se apostaba en otras épocas a prevenir las plagas y enfermedades.

Detalle de la aeronave
* cn J4075 Junkers Ju-52  D-APEF DHL. 1935, "Karl Wessel", rmt. DHL Sudameika Sep38 "Page"', PP-CBG Syndicato Cóndor Sep39; SEDTA Feb41 li.  Syndicato Cóndor Ago41; T-156 Fuerza Aérea Argentina Feb46; LV-ZBI Ministerio de Agricultura Abr50 - Destruido en San Pedro de Colalao, Tucumán, Argentina, 05Ago53.